El show de Flo

El Real Madrid está de rabiosa actualidad, pero esto no es noticia desde que Mourinho llegara a ´La Casa Blanca` y comenzara  a ladrar a todos por cualquier cosa, teniendo o no razón. En las bocas del madridismo los comentarios más repetidos son sobre si Vicente del Bosque aceptará  la medalla de oro del club, que se le otorga coomo consecuencia de sus recientes méritos y su glorioso pasado. Vicente, duda. Hace muchos años que libra una batalla con el mandamás del Bernabéu, Florentino Pérez, ´el gafas`. Vamos a explicar la historia de un desencuentro.

Florentino Pérez accedió a la presidencia del Real Madrid en el verano del año 2ooo, desbancando de su poltrona al dúo Onieva- Sanz, sucesores de Ramón Mendoza, auténtico ejemplo de ´Bon Vivant`. Dicha alianza acababa de ganar la Octava Copa de Europa, que embellecía aún más las vitrinas del club más laureado del planeta fútbol. Sin apagones en las carpas ni otras cuestiones de dudosa legalidad, un Florentino  espoleado por el anuncio de que tenía en cartera a Luis Figo, estandarte del Barcelona en las últimas temporadas, se vería aupado al ´despacho oval` de Concha Espina, la misma ubicación que años más tarde por la negligente gestión deportiva de ´Flo`, albergaría al presidente más joven de la centenaria institución, Mariano Rodríguez de Barutell, alias Nanín. Pero retomemos aquel lejano verano del efecto 2000. ´Flo` tras toda la polémica generada con el Barça por el fichaje del ´Judas Portugués`, un sujeto que había cantado en las celebraciones de los títulos blaugranas estribillos que pondrían blanco al propio Eto´o, tenía más ases bajo la manga. Al fin y al cabo no deja de ser un empresario, una cabeza pensante que gestiona por cuenta ajena ACS, una de las empresas más significativas del sector de la construcción y tenía un diseño diferente para su Madrí.

En los meses anteriores a las elecciones por la presidencia del club merengue, Pérez se había ido reuniendo frecuentemente con José Antonio Camacho, para que se hiciera cargo de las riendas del equipo al final de temporada, siempre y cuando el lograra su acceso a la presidencia. Así fue, pero su plan se chamuscó,la consecución de ´La Octava` no permetiría despedir a un entrenador de la casa, aunque fuera sustituido por otro mito blanco. Así, tuvo que renunciar a Camacho, al que recurriría años después cuando se cernió ante él un panorama desolador.  No fue su única metedura de pata durante aquel periodo estival. Renunció al fichaje de  Diego Tristán, delantero gaditano que despuntaba en las filas del Mallorca y con el que tras una charla en las dependecias del Coliséo Blanco, se negó a firmar. Era un golfo, decía. La conversación transcurrió por estos cauces:

´El Gafas`: Me han dicho que usted tiene bastante afición a salir por la noche, ¿es así?. Respuesta de el delantero de La Algaba: Oiga, usted que quiere, un futbolista o una monja. Final de la aventura madridista para Tristán que dos temporadas después se cobraría su venganza en las filas del Deportivo de la Coruña. Asaltarían Chamartín birlando la final de la Copa del Rey en el año del Centenario blanco. El andaluz anotó un gol.

Florentino se propuso recuperar el buen nombre de la entidad en todos los puntos de España y de Europa, a pesar de que ahora divise confabulaciones en el horizonte. Por eso, una de sus primeras aportaciones fue ´El Libro Azul`. Catecismo merengue en pro de las buenas formas, tanto dentro como fuera de los terrenos de juego y que posteriores golfos fichados a golpe de talonario por el presidente de los dispendios, se han pasado por el forro. Unos ejemplos. Robinho, Ronaldo, Cassano… Incluso el mismo dimitió cuando el vestuario se volvió ingobernable y adujo que había malcriado a sus jugadores.

Ese fatídico verano desoyó los consejos de Pirri, Director Deportivo, en materia de fichajes y de bajas. Pires, Totti y Mendieta se encontraban a tiro. Los primeros, libres de contrato tras haber disputado un gran Eurocopa, el último para españolizar el cub y dar otro golpe en la mesa en el mercado nacional. Pero él tenía otras ideas, quería a Effenberg (Bayern Múnich). Su círculo se llevó las manos a la cabeza. Necesitaba asesoramiento. Lo que ´Flo` nunca perdonó a Del Bosque y éste fue el primer pecado conocido del salmantino, la contratación de Flavio Conceicao. Mediocampista de brega que terminó en el Real Madrid junto con Makelele para solventar futuros problemas en la medular derivados del traspaso de Redondo al Milán. Florentino pensó que el técnico le había hecho tirar el dinero. Como si él no lo malgastase.

Las diferencias entre el técnico y el dirigente son palpables, Del Bosque, más llano, con una ideas políticas más progresistas y ´Floren` más cercano a la derechona más rancia. Además el presidente encontró su corral en la zona noble del estadio donde podía dar rienda suelta a sus negocios. ´Bunisses` a todo trapo y por todas partes. El Madrid volvía ser el equipo del Gobierno, al menos ese tufo se desprendía del pelotazo urbnístico de las cuatro torres de la extinta Ciudad Deportiva. Tras ese milagro con el que reflotó la maltrecha economía blanca,y con la llegada a las vitrinas de la Novena Copa de Europa, ´Flo` se sintió una deidad. Era como si él hubiera ejecutado el soberbio gol de Zinedine Zidane en el Hampden Park de Glasgow. Además comenzaba su aventura de rejuvenecer el club, y que mejor manera que desterrando el himno de ´Las mocitas madrileñas` sutituyéndolo por uno bastante  hortera de Jose Mercé, Plácido Domingo (quizás a esos favores se deba su nuevo galardón) y José María Cano.

La estación liguera posterior lo cambió todo. La llegada de Ronaldo por una millonada en lugar de otros fichajes más necesarios. La pérdida de la ´clase media` en la plantilla con la política de los ´Zidanes y Pavones` llevada al extremo. La consecución de un único título ese año, la Liga. Factores que acabarían ahogando la  ecuación Técnico – Presidente, en ´La noche de los cuchillos largos` que tuvo lugar en el Mesón Txistu.  Versión madridista de ´La Noche de los Cristales rotos`. La tragedia estaba servida, Hierro y Del Bosque abandonaban el Madrid por la puerta de atrás. Este último dos semanas despues de que ´el Gafas` dijera que era ´su Ferguson` y que estaría en el club muchos más años`. No fueron los únicos a los que se les mostró el camino de salida, Raúl también se vió invitado a aceptar un ofertón de los petrodólares de Chelsea, y para dar un toque esperpéntico final, parece que Valdano y Hierro llegaron a las manos en las proximidades del restaurante. Señorío  Madridista.  El día en que se hicieron públicas, en atestada rueda de prensa, las no renovaciones contractuales de ambos, Florentino esgrimía la excusa de que el librillo del Madrid necesitaba ser revisado y depositaba su confianza en el segundo de Ferguson, el portugués Carlos Queiroz, que en lo único que gana al actual seleccionador nacional es en hermosura. Otra sabia decisión del ser superior, echa a un mirlo blanco para traer a un segundón, es como si el Manchester United despide a Sir Alex para hacerse con los servicios de Toni Grande, ayudante de Del Bosque allí donde va.

Desde hace varios días diversos medios de comunicación presionan al bueno de Vicente para que recoja el premio del Real Madrid en compañía de Rafa Nadal y Plácido Domingo. Sin ninguna duda, un hombre que ha pasado por los diversos estamentos del equipo y que ha llevado a nuestra selección a cotas inimaginables, debería tener una condecoración tumultuosa ante la afición con vuelta al ruedo incluida y no una recepción en la zona alta del estadio en compañía de las altas esferas.  El nombramiento del Madrí  llega tarde, pero como casí todo lo que hace Flo, con la salvedad de  fichar. No hay más que ver el trato a la Sección de Baloncesto, o algunas actitudes lamentables del presidente, riéndose de Lendoiro el año pasada tras golear al conjunto gallego en la capital o sus saltos de alegría en el Estadio Gerland de Lyon. Menos mal que no estaba Laporta en el palco cuando le cascaron cinco. Haga lo que haga Del Bosque no cambiará la idea que de él se tiene. Un señor. Mientras ´el ingeniero`, incapaz de dar un discurso sin leerlo aún siendo un ser superior, quizás debería invertir en un teleprompter con el que, esta vez, modernizar algo. Modernizarse él y no avergonzar más ni al Real Madrid ni a su afición.

Pol Widuack

Un comentario en “El show de Flo

  1. I was wondering if you ever considered changing the layout of your blog? Its very well written; I love what youve got to say. But maybe you could a little more in the way of content so people could connect with it better. Youve got an awful lot of text for only having one or two images. Maybe you could space it out better?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.