Libertad

Esta mañana cuando la hora bordeaba el mediodía, he apartado mis libros, mis pensamientos y mis abstracciones, para salir a hacer unos recados. Podría dar cierto toque de importancia a esas actividades nombrándolas como gestiones, pero sería  tremendamente falso. Abandoné mi casa siendo sorprendido en el portal por el diminuto y zarrapastroso perro de un vecino y por el ligero cambio de temperatura que me abrazo, cual fantasma en cuanto puse un pie en la acera. El otoño se aproxima.

Seleccionando la ruta que más cómodamente me permitiera aunar las distintas cosas a solucionar, en seguida me vi distraído, sentado en un banco, reflexionando sobre que es la libertad. Suena muy filosófico, puede que también pretencioso. No soy el único que se interroga sobre estas cuestiones, posiblemente Kofi Annan lo esté haciendo en el País Vasco justo en este momento, o al menos debería. Pero nadie lo ha descrito mejor que Jonathan Franzen.

Franzen (Western Springs, Illinois, 1959), es el auténtico fenómeno de las letras americanas desde hace una década. Su tercer libro, ´Las  correcciones`( 2001) fue un éxito de crítica con unas ventas razonables.  Tras unos años como columnista en ´The New Yorker`, el impacto de la muerte de su mejor amigo, el también escritor David Foster Wallace (2008), le hizo recuperar la rabia indispensable para escribir una nueva novela. Necesitaba un motivo y lo había encontrado. Se encerró en una habitación de su casa de California durante nueve horas al día, sin conexión a Internet, ni radio ni tan siquiera muebles, con una minimalista decoración basada en una mesa con su correspondiente silla, entregado por completo a su labor. A comienzos de 2010 la vida monacal había dado sus frutos, concluyendo la obra que lo encumbraría al olimpo de los mejores escritores estadounidensenses. Su nuevo libro, sería titulado ´Freedom`.

´Libertad`,en su traducción literal, si se ha visto bien acogido no solo por los expertos, sino también por el público. Todo el mundo parece entusiasmado. Las más de 600 páginas de su nuevo manuscrito ahondan en las vidas de los cuatro miembros de la famila Berglund, un matrimonio con dos hijos. Páginas en las que se repasan los problemas, la prosperidad, la bonanza o la fatalidad de esta familia del Medio Oeste(Mineápolis) de los Estados Unidos, desde que los progenitores se conocen en la Universidad a finales de la década de los 70 hasta nuestros días, mezclándolo con acontecimientos que han tenido mucha importancia para la historia de EEUU, como la segunda Guerra de Irak o el ataque a las Torres Gemelas.

El tratamiento de los personajes por parte del autor es sensacional. Bien definidos, tan reales que nos recuerrurdan a un vecino o a un amigo de la infancia, o aún peor a nosotros mismos. El narrador va cincelando las características de los mismos con un verbo atinado, con el número justo de adjetivos y con una precisión propia del mejor cirujano. No se entretiene en pesadas descripciones con las que demostrar su valía y buen uso del lenguaje, como le ocurre a otro grande de la novela ´yankee´ de hoy día, Richard Ford, sino que su selección de registros lingüísticos y sus pasajes cargados de acidez e ironía, con un vocabulario fuerte y malintencionado, con una carga de dureza, que lo separa de su mentor Don Delillo (bastante más suave y tradicional estilísticamente), pero conservando retazos de esa elegante influencia. Estructurando el libro en cada uno de los elementos conformadores del núcleo familiar y añadiendo el personaje de un músico pendenciero( Richard Katz), amigo de la pareja desde sus años universitarios, que hará tambalearse los cimientos de dicha unión, y cuestionarse cada una de las decisiones que han ido tomando. Porque a la postre, este es el auténtico valor de ´Libertad`, la valoración que hacemos al elegir un camino y no el otro, prefiriendo a una pareja y no la otra, cursando unos estudios y no los otros. La eterna dualidad entre escoger  la opción ´a` o la opción ´b`, según  las apetencias, el miedo o la dignidad y, una vez definidos, luchar contra  la terrible imaginación que nos machaca, ideando una vida muy distinta, lastrando nuestra confianza y presuponiendo un presente mejor, de habernos decantado por el dilema contrario. Pura selección natural, mezclada con la autoexigencia y la moralidad. Siempre hay espacio para las sorpresas, que pueden cambiar en el último segundo, el sino vital.

Franzen que nunca se ha caracterizado por ser un autor prolífico, tan solo cuenta con cuatro novelas y un par de libros de ensayo en veinticinco años de profesión, ya ha anunciado que con los réditos de su obra, se puede retirar y dedicarse a aquello que más le entusiasma, la ornitología. Esto si que es la auténtica libertad.

Además, como si de uno de sus libros se tratará, las noticias, nunca vienen solas, ya sean buenas o malas. La cadena americana de televisión HBO está rodando una adaptación de su anterior libro, el mencionado, ´Las correciones` para la grabación de una serie . Con un poco de mala suerte, si no le convence, quizás acumule la mala leche  fundamental para sentarse a crear otro volumen con el que deleitarnos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.