Fraternidad Delta House

Cuando era un niño, disfrutaba con las aventuras de un gato, una versión cutrecilla de Garfield, llamado Isidoro. Las hazañas animadas de un minino y su novia en una barriada depauperada en la que intentaba erigirse el amo y en la que sus ambiciones no le llevaban más que a meterse en problemas con la camorra del vecindario. A saber, un perro enorme y una banda de gatos callejeros que formaban parte de una tribu urbana de felinos rocker.

Cuando veía estos dibujos, tenía unos cinco años. El paso siguiente, superados los diez, fue el descubrimiento de una de las series que más veces me ha arrancado una sonrisilla o una sonora carcajada. Cada sábado, mi hermano y yo nos sentábamos juntos en el sofá con unas tostadas y un tazón de leche chocolateada esperando el final de los anuncios y el soniquete de su musiquilla. Todavía cuando me noto un poco bajo de moral, cuando ansío recuperar el tono, busco alguno de sus capítulos en Internet e intento distraerme un rato. Me he olvidado de resolver la duda. La serie matinal era Chicho Terremoto. Las disparatadas vivencias de un adolescente jugador de baloncesto (aficionado a los deportes en general) y su pandilla en el instituto. Así que si el primer paso fue Isidoro. Y el segundo fue Chicho.

Los siguientes peldaños para un descerebrado amante de la comedia y la historietas ingeniosas pueden resultar sencillos de descubrir: Porky´s, Aquellas juergas universitarias, American Pie, Viaje de Pirados o la actual serie de televisión Blue Mountain State.

Podrían salir a relucir innumerables títulos según los más variados gustos y colores. Pero todo tuvo un principio, una inspiración que marcaría las pautas del género.  Todavía rememoro la mañana de una semana cualquiera en que disfuté en compañía de mi padre de una película que sin ser muy conocida en España, consagró como mito intergeneracional a John Belushi en su rol de Bluto. Me estoy refiriendo a Desmadre a la Americana. Su título original era: Animal House. Lo expuesto, Habemus comedia!

Animal House cuenta las peripecias de un inenarrable grupo de caraduras asistentes a la Universidad durante la década de los 60. Una fraternidad era el caldo de cultivo necesario para juntar a tipos de lo más variopinto. Conocidos en todo el campus por sus salvajes fiestas y bromas, tenían unos enemigos temibles. El Decano Universitario (Mr. Vormer) y otra fraternidad, la Omega, que no cesarán en su empeño de expulsarlos. Los Delta, entrañable hermandad cuyo presidente, Nutria (Tim Matheson) es un mujeriego y va siempre acompañado por su inseparable colega Schoenstein. Ambos son veteranos en eso de perder el tiempo en la facultad, pero no son los únicos. Bluto (Belushi) es la tercera rueda fundamental para tal organización, nadie mejor que él ejemplifica el modo de gastárselas y de vivir de aquellos alocados estudiantes. Hoover, presidente en funciones de la perniciosa y faltona comunidad, es el encargado de las admisiones. Así consuma el fichaje de dos adquisiciones a la postre decisivas. Dos marginados por la selecta y formal congregación rival Omega que decidieron probar suerte en la lastrada competencia. Lo que allí sucede, y les sucede, cambiará para bien y por siempre, sus vidas. Cuando se decide en un tribunal académico echar a Delta House de la institución educativa, por sus continuas fiestas (la más emblemática, la fiesta toga), sus problemas disciplinarios y sus expedientes colmados de calificaciones penosas, optan por contraatacar como mejor conocen, montando una bronca.

Dirigida por John Landis y escrita por Harold Ramis (Cazafantasmas, 1984) con una genial banda sonora que se nutre de éxitos y autores del rock’n’roll y la música negra, como Sam Cooke o The Isley Brothers, Animal House(1978) cosechó un éxito sin precedentes que abriría de par en par las puertas de las salas de cine a películas basadas en los pecados y locuras de juventud. El elenco de actores sólo contaba con un papel reservado y para el que no deseaban otra opción, cuya negativa podría haber dado al traste con la cinta. Era el personaje encomendado a John Belushi. Aún así se contactó con el músico Meat Loaf por si Belushi denegaba la invitación a sumarse al rodaje. Para el resto se usó la vía del descarte. Nutria debería haber sido representado por Chevy Chase y Schoenstein por  Bill Murray. Pero ambos desestimarón su participación por parecerles un proyecto poco interesante. Dan Aykroyd también rehusó interpretar a uno de los secundarios de lujo, D-Day, por problemas para cuadrar su agenda.

Algunas curiosidades: hay una leyenda negra sobre varios de los participantes en el filme, ya fuera como actores o guionistas, y sus tristes y precipitadas desapariciones. En 2003, Landis grabó un documetal sobre los personajes de la trama y sobre la forma en que los había tratado la vida. La secuela no se estrenó en pantalla grande y tan solo se puede conseguir con algunas ediciones de lujo. El lugar elegido para la filmación de Desmadre a la Americana fueron las instalaciones de la Universidad de Oregón, cuyo director ya había dicho no a otros largometrajes que acabaron gozando de renombre como El Graduado (Mike Nicholls, 1968).  En tal ubicación, unos años antes, un atleta iba a cambiar para siempre el deporte amateur estadounidense. En algunos días se despejará la incógnita de quien fue ese ídolo caído, el mismo que despejaba las nubes cada vez que saltaba a la pista. Prometido queda.

8 comentarios en “Fraternidad Delta House

  1. Can I just say what a relief to find someone who actually knows what theyre talking about on the internet. You definitely know how to bring an issue to light and make it important. More people need to read this and understand this side of the story. I cant believe youre not more popular because you definitely have the gift.

  2. Pol! Love 🙂 me encanta tu articulo. I agree with Noelia- you are such a talented writer and need to read more.

    PS. Pablo todavia le encanta leche con chocolate, galletas bañados en leche, etc. jeje

    1. Gracias, un temporero de las letras que lo hace con todo el gusto del mundo, para distraeros, arrancar unas risotadas, por poner un acento distinto cada día. Para vosotros que nos hacéis crecer y ser más grandes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.