Pre! Pre! Pre!

La Universidad de Oregón, no solo proporcionó el espacio donde filmar la descacharrante comedia ´Animal House`, sus instalaciones deportivas también albergaron éxitos, récords , fracasos y experimentos, pero sobre todo, la carrera deportiva del hombre que profesionalizaría el deporte amateur en los Estados Unidos. Un muchacho de Oregón que sería el abanderado de una compañía de zapatillas del mismo Estado y que junto con otros corredores, situaría las carreras de fondo en la primera plana informativa para siempre. Ese innovador atleta, del que por estas tierras ibéricas, no se conoce nada, fue Steve Prefontaine.

Steve Prefontaine, o simplemente ´Pre`, fue un corredor de medias y  largas distancias, así como de cross, en los años 70. Nacido en Coos Bay, una pequeña ciudad costera del Estado de Oregón, en 1951. Hijo de un carpintero, destacó desde su infancia por su tremenda vitalidad y nerviosismo, pero también por sus inmensas capacidades físicas y su abnegada pasión por el ejercicio y el deporte. Ya en la enseñanza primaria, practicó baloncesto y fútbol americano. Su vida dió un vuelco en los cursos de enseñanzas medias, durante los entrenos de fútbol una actividad diferente captó su atención. Acostumbrado a divisar al conjunto de cross de la escuela sometiéndose a rigurosos planes de entrenamiento, su creciente percepción del fútbol como un deporte más mundano, y sus ansiosas ganas por explorar nuevas actividades, fueron los factores desencadenantes para que saltara la chispa. Faltaba un último impulso. Las clases de Educación Física dotarían a Steve de la comprobaciones necesarias para su evolución deportiva. En la asignatura de Gimnasia solían someter a los chiquillos a diferentes tests, en dichas pruebas, Prefontaine pronto comenzaría a destacar. Tras un par de semanas, ya se encontraba al nivel competitivo de los compañeros que formaban parte del equipo de cross. ´Pre` había descubierto su deporte. La llama había prendido en él para siempre.

Sus últimos cursos de instituto, deportivamente hablando, fueron espectaculares. Sus continuas y apabullantes  victorias  propiciaron que técnicos de todas las zonas del país se desplazaran hasta su centro, Marshfield High School, para verle competir. Recibió 35 de las posibles 40 cartas de reclutamiento provenientes de universidades con equipos de atletismo. Era el primer reflejo de lo que aún estaba por llegar. Rehusó pulatinamente las ofertas del resto de instituciones, esperando noticias de su admirado Bill Bowerman, director de la sección de atletismo de la Universidad de Oregón. Mientras otras facultades persistían en su interés y mantenían con Steve contactos de forma constante, Bowerman no hacía caso de las proclamas del chico por reunirse de manera personal. Diferentes individuos del staff visitaron la casa de sus padres, pero ´Pre`, testarudo, se negaría a fichar por Oregón hasta que recibiera una carta del propio Bowerman. A diario consultaba el correo esperando la definitiva misiva,  mientras, en su despacho, Bowerman sopesaba si hacer una excepción con el chico, ya que nunca solía acceder a caprichos o reuniones, ni tan siquiera contestaba a las cartas, de eso ya se encargaban su cuadrilla de colaboradores. Este caso era diferente, Bowerman fue seguidor de las proezas de Steve desde su segundo curso de instituto, era el mejor atleta al que había observado y desaba entrenarlo. Al final, Bill dió su brazo a torcer y ´Pre` ingresaría en la Universidad de Oregón el primero de mayo de 1969.

Su época universitaria fue la que le aupó a la categoría de leyenda. Ganador del Título Nacional Universitario de Cross en tres de sus cuatro temporadas, en 1972, no venció por estar concentrado para la disputa de los Juegos Olímpicos de Múnich. Vencedor también en las distancias de 3000 y 5000 metros, únicamente cosechó dos derrotas en territorio americano en aquellos años. Su estilo, agresivo, intuitivo, valiente, liderando el recorrido desde la primera curva hasta la última, sin guardarse nada de energía dentro (´sería como dejar sin propina al camarero`- decía), con su dorada melena al viento y su atractivo físico, logró que el fenómeno fan desembarcara en el atletismo. Camisetas, gorras, pegatinas, con el eslogan de ´Pre` o ´Stop Pre`eran portados por sus seguidores. Fue el primer atleta en ocupar la portada del prestigioso magazine deportivo ´Sport Illustrated`. ´Pre`con la ayuda de otros atletas como Shorter o Jenner (hoy día famoso por casarse con la matriarca del clan Kardashian) fomentaron el ´boom` de las carreras de fondo en Estados Unidos. Durante algún momento de su trayectoria ostentó al mismo tiempo el récord en todas las categorías entre los 1500 y los 10.000 metros. Compitió en los JJOO de Múnich, en la distancia de 5000. Tras hacer caso de las indicaciones de Bowerman, algo a lo que era bastante remiso pues chocaban en su forma de entender el planteamiento de carrera, comandó gran parte de la final, para ser superado en los últimos 400 metros por el finés Lasse Viren y todavía, más dolorosamente, por otros dos rivales a escasos metros de la meta. Un cuarto lugar que le dejó mermado piscológicamente, no sólo por la derrota. Los hechos acaecidos contra la delegación de Israel durante los Juegos, también ocasionaron una profunda huella en él. Regresó a la universidad y se graduó en 1974.

´Pre` nunca fue una persona ajena a la polémica,  mucho tiempo bregó por la mejora en las condiciones de los deportistas amateurs y que su paso a la categoría profesional no les fuera un impedimento para participar en los JJOO. Sonadas fueron sus declaraciones contra el presidente de la Asociación de Atletismo Americana tras una serie de exhibiciones por Europa los meses anteriores a los Juegos de Múnich. Los atletas vivían con un dolar al día, mientras él se paseaba en fastuosos coches en la mejor de las compañías. Si no es sujetado por sus compañeros de expedición, le hubiera agredido tras la suspensión de un meeting en Finlandia al negarse la organización a pagar un aumento (soborno), por la participación de las figuras del atletismo yankee. ´Pre`era un ídolo para los seguidores y también para sus compañeros de profesión, pero se convertiría en un icono. Su entrenador, Bill Bowerman fue uno de los fundadores de la multinacional de ropa deportiva Nike. Eran habituales sus exámenes a los pies de los atletas de la Universidad de Oregón, para fabricarles el calzado más adecuado a sus necesidades. ´Pre` ayudaría al crecimiento de la marca, que en un primer momento había depositado su confianza en el tenista rumano Ilia Nastase,  pero que encontraría en el corredor, su auténtico embajador. ´Pre` que durante sus años de instituto y primeros tiempos en la universidad usaba Adidas, semejanza que compartía con el otro gran deportista que alzaría a Nike a las cotas más altas, al conocimiento global. Michael Jordan, otro redimido portador de calzado alemán, que en su camino al profesionalismo se decantó por llevar las zapatillas con el logo del bastoncillo. (Típico molde para los dulces americanos navideños). La influencia de ´Pre` fue tal, que cuenta con un edificio con su nombre en la sede de Nike en Eugene (Oregón).

Todas las vidas tienen luces y sombras. La vida de este joven, que según comentan los testigos, cada vez que pisaba el tartán de la pista de Hayward Fields, el cielo se despejaba, también las tuvo. Unas sombras que le hicieron perder el camino tras su fracaso en la final de Múnich. Trabajó en una cervecería y se dedicó a beber alejado por completo de los focos y la competición. Regresaría  para prepararse de cara a los JJOO de Montreal, los que iban a ser sus juegos, el destino se lo debía. Se reintegró a la disciplina de la Universidad de Oregón y tantearía nuevos métodos de preparación, como concentraciones en alta montaña, al más puro estilo de los atletas africanos, como método para intentar combatir las extrañas prácticas de los corredores del norte de Europa. Medicamentos que le fueron ofrecidos, pero que se negó a ingerir, ese hubiera sido el camino fácil, a él le gustaba el sufrimiento y hacer de cada carrera una obra de arte. Tras ganar una prueba en su querida Universidad y asistir a una fiesta posterior en la que le rindieron tributo, fallecería en accidente de tráfico tras llevar a su colega Frank Shorter a su apartamento, pues estaba renqueante a causa de un fatal dolor de muelas. En las proximidades del campus universitario, se estrelló contra una enorme piedra al ser deslumbrado por otro coche. Su descapotable se quedó volteado para finalmente depositar todo su peso en el cuello de Steve,  fue a mediados del año 1975 , tenía tan solo 24 años.

Una vida de película que  fue transportada al cine con dos cintas de diferente nivel, la mejor,  ´Without Limitis`(1998) con Billy Crudup, que desenmaraña la vida afectiva y profesional del deportista, con una serie de anécdotas jugosas.  La otra, Prefontaine (1997) con Jared Leto interpretando al héroe. Un héroe cuyo lema no era otro que:  ´Te harán falta algo más que agallas para ganarme, esto es una cuestión de pelotas`.

Como triste curiosidad, el portador de la bandera olímpica , en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Montreal (Canadá ,1976),  un niño de 12 años, se llamaba como él,  Stephen Prefontaine. Un indicio más de que esos iban a ser sus Juegos.

Un comentario en “Pre! Pre! Pre!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.