Ese 7 jamás tiró del carro

La sede de la Federación de Fútbol, ubicada en la madrileña localidad de Las Rozas, se ha vestido con sus mejores galas para presentar la nueva equipación con la que seguir recolectando títulos en las más prestigiosas competiciones internacionales y para, además, condecorar a los futbolistas que han superado los 100 partidos con la Selección Española. A saber: Andoni Zubizarreta, Iker Casillas, Xavi Hernández y Raúl González. El galardón, una dupla basada en gorra retro al estilo de las que lucían los guardametas británicos varias décadas atrás, que haría las delicias de los gafapasteros, y una medalla. Los tres jugadores allí presentes se negaron a usar la gorrilla en previsión del más que presumible cachondeo al posar de esa guisa. Sólo uno de ellos no rehusó a ponérsela más que nada porque no hizo acto de presencia por las instalaciones roceñas. Aunque estoy convencido de que tampoco hubiera portado la citada boina ya que nunca se caracterizó por sus simpatía ni elegancia personal.

Raúl González Blanco (Villaverde, 1977), tras abandonar las categorías inferiores del Atlético de Madrid, se unió a la cantera blanca. De la mano de Jorge Valdano debutó en el estadio de La Romareda, marrando goles increíbles. Tenía 17 años. Su carrera meteórica pronto le daría el impulso definitivo para ser un asiduo en las convocatorias de La Furia Roja en la que, tras 102 partidos, acabó saliendo por la puerta de atrás como después lo haría del Real Madrid tras 16 temporadas. El de este mediodía es solo el último de una larga lista de desplantes que la prensa deliberadamente se ha encargado de soterrar. No podían criticar al que fuera portavoz del vestuario merengue, que pocas veces dio la cara antes los medios, pero que sin embargo off de récord se hartó de proporcionar titulares. Desde 2004, su nivel futbolístico fue lamentable, aunque recibió pocas censuras y escasos exámenes con los que catalogar adecuadamente su paupérrimo rendimiento.

En el Madrid, Raúl mamó de los pechos peludos de Fernando Hierro. En el combinado nacional aprendió de Zubi su tiránica manera de ejercer la capitanía. El segundo cobraba cinco mil pesetas en los años 90 por hacer declaraciones. Con tales personajes para enseñarle como ser buen compañero, no es de extrañar que nunca fuera especialmente querido por sus colegas de vestuario. Uno de sus primeros desmanes fueron los insultos que profirió al técnico gallego Arsenio Iglesias durante el partido de vuelta de la eliminatoria de Copa de Europa jugada en el estadio turinés de Delle Alpi contra la Juventus. García Remón, que colaboraba con Arsenio, lo tildó de niñato. Las salidas de tono del oportunista goleador gozaron de mayor popularidad a consecuencia de sus salidas nocturnas. Por esos fastos tuvo que justificarse meses antes del Mundial de Francia´98 en una multitudinaria rueda de prensa para argüir las causas de su bajo rendimiento profesional y su ausencia de los campos de juego y de entrenamiento. Mientras, en las revistas se aireaban sus romances. Entre las afortunadas jovencitas estaba la hija de Joaquín Prats que se descolgó con unas sorprendentes declaraciones: Raúl no es ningún tigre. Fotografías del pipiolo con el cubata en la mano aparecían en nuestros diarios. Los raulistas quizá prefieren no recordarlo.

En la Euro 2000, tras el estrepitoso descalabro en nuestro primer partido del torneo, en el que el portero José Francisco Molina tuvo una floja y decisiva actuación al realizar una fatídica salida del área pequeña que los jugadores noruegos aprovecharon para marcar el gol que nos infligiría la primera derrota, Raúl no se solidarizó con el arquero y tampoco dudó en reprocharle el error frente a sus compañeros. Semanas después, un garrafal penalti fallado por el entonces 10 de la squadra española en los minutos finales del encuentro contra Francia, nos mandaría como siempre a casa.

Ese procedimiento de denostar a algún compañero, también lo utilizó con Iker Casillas en la temporada de la Novena Copa de Europa cuando fue apartado de la titularidad debido a la presión de Raúl y de varios de sus compinches en la primera plantilla madridista para que César ostentara la titularidad. El carisma del joven de Navalacruz no sentaba bien al infinito ego del que nunca hacía nada. Y así era. Sus cagadas con el combinado patrio prosiguieron en la cita mundialista de Corea y Japón (2002), cuando se negó a disputar el fundamental envite de cuartos de final frente al país anfitrión. Quería preservar su estado físico, contaba con unas molestias en el tobillo, para que no se viera resentida su carrera en años venideros. Su trayectoria se resintió sola y Camacho no le perdonó el haberse borrado.

Cuatro años más tarde, tras continuar frecuentando las convocatorias del equipo entonces comandado por Luis Aragonés, y a pesar de no acreditarlo con buenas intervenciones con su club (sus prestaciones goleadoras y futbolísticas eran bajísimas), unas discrepancias que nacen la  penosa noche en que caímos eliminados (otra vez) contra los gabachos, consiguieron que el capitán no vuelviese a ser incluido en la lista de la Selección.

Algunas pruebas más del conflictivo comportamiento del jugador que personificaba el sufrimiento y la dedicación con sus estúpidas carreras por el césped del Bernabéu y con las que hacía entrar en orgásmica ebullición al graderío. La noche de los cuchillos largos del Mesón Txistu, en la que Del Bosque y Hierro dejaron el Real Madrid, no dudó en echar un pulso al mismísimo Florentino. El enésimo atrevimiento de un aprovechado que no lo fue sólo en el campo, como Inzaghi, Klose o  Trezeguet (para los que jamás se reclamó un Balón de Oro), pero que sobre todo, lo ha sido en un campo de juego tan importante como el de la vida.

Un comentario en “Ese 7 jamás tiró del carro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.