Desde que no nos vemos

Hace 12 años y un día, el 16 de noviembre de 1999, mi madre apareció en la puerta de mi colegio, situado en el céntrico barrio de Chamberí, para darme la notica de la muerte de mi bisabuela paterna. Mami, como todos la conocíamos, estaba cerca a la centena y venía sufriendo desde hacía casi tres décadas los azotes de la senilidad. Por aquella época, mi tía me había regalado un compact disc de color rojo que era el primer recopilatorio de un grupo llamado Los Secretos. Ese álbum me tenía completamente encandilado. Casualidades del destino, al día siguiente, su vocalista, el carismático Enrique Urquijo Prieto, apareció muerto en una de las estrechas calles de Malasaña. Mientras los noticiarios se hacían eco de la tragedia, yo, a mis quince años, quedaba profundamente impactado por ambas pérdidas.

Enrique Urquijo fue líder de una de las bandas más notables de la música española, pero además contribuyó de forma decisiva en adjudicar fecha de nacmiento al movimiento cultural conocido con el sobrenombre de La Movida. El concierto homenaje celebrado en la Facultad de Caminos en memoria de José Enrique Cano, Canito, amigo de la infancia que falleció víctima de  un accidente de tráfico ocurrido bien entrada la mañana del Año Nuevo de 1980. Canito más los tres hermanos Urquijo, Javier, Enrique y Álvaro, conformaban una banda denominada Tos, que comenzaba a anticipar varios de los futuros éxitos del posterior grupo, al que rebautizaron como Los Secretos, con canciones como Déjame u Otra tarde. Sería la primera vez que aquellos chicos del madrileño barrio de Argüelles probarían las deserciones forzosas por el capricho del infortunio. La última, sería la triste desaparición de Enrique.

Enrique poseía gran habilidad para plasmar en un trocito de papel sus problemas y cambiantes estados de ánimo, rodeándolos de historias y pasajes con los que ubicarnos contextualmente. Disparaba directamente al corazón. Él, hacía fácil lo difícil. Sus versos sobre la soledad, el desengaño o el desamor, han servido de banda sonora básica en la vida de muchas personas. Su personal estilo, en el que mostraba sin tapujos los demonios que le acechaban, da aun más mérito a su obra, sobre todo, cuando en cada uno de los ámbitos de nuestra vida la sociedad premia lo superficial.

Su trayectoria estuvo marcada desde los años 80 por la fatal pérdida de su amigo batería, la desilusión amorosa, así como por la gran lacra que supuso el consumo de drogas para la promoción de chavales nacidos en los 50 y 60. A partir de ahí, su lucha por abandonar el mundo del alcohol y los estupefacientes. Un tipo discreto que en ningún momento realizó apología del consumo de droga, frecuente práctica que si acometieron algunos de sus compañeros de generación. Un chico callado y sencillo, con un finísimo sentido del humor, amante de los cómics y del cine, siendo las películas de gánsteres su predilección, que adoptó la música como forma de vida y que batalló contra sus adicciones hasta el último suspiro de su biografía.

Una calle llevará su nombre en el distrito de Vicálvaro cuando bien grande debería iluminar Malasaña, cuyas calles tantas veces pateó, sus locales visitó y en cuyo interior encontró la muerte. Sus gustos musicales, donde destacan su pasión por las rancheras mexicanas, el pop-rock fronterizo y el country rock americano, proporcionaron una cantidad de sonidos, tamices y temáticas diferentes al pop-rock patrio. Sus influencias e inclinaciones son variadas. Músicos americanos: Warren Zevon, Jackson Browne, Neil Young, Gram Parsons, Grateful Dead; intérpretes mexicanos: José Alfredo Jiménez y compositores de aquí como Joaquín Sabina, José María Granados o Joan Manuel Serrat. Además, supongo que para sorpresa de muchos, le encantaba Vainica Doble.

Enrique era una persona con una sensibilidad a flor de piel, un intérprete que nos dejó un legado inigualable, no solo con su formación principal, sino también con su grupo paralelo, aquel con el que daba rienda suelta a sus preferencias más personales y con el que se alojaba en la calidez de los locales y escenarios pequeños. Enrique Urquijo y Los Problemas, que cosecharon cierta gloria relativa, pero a los que dotó de un sonido y de unas canciones impecables.

Durante todo este pequeño texto, he intentado no parafrasear al célebre autor, pero al final de mi artículo he de rendirme ante la evidencia. Aprendí a echar de menos y nunca seré el mismo. Disfrutad de la canción.

5 comentarios en “Desde que no nos vemos

  1. Puede que mi comentario llegue “demasiado tarde”, pero “aunque tú no lo sepas”, Pablo, esta entrada la leí el mismo día que la escribiste. Me parece que eres un gran escritor, “no digas que no”… Has escrito la entrada con “tu tristeza” que tanto te caracteriza: has recordado personajes importantes de tu vida y lo has logrado plasmar en esta entrada de blog. Sólo decirte (a ti y a Enrique): “Ojalá que te vaya bonito” que tanto le gustaba…
    Históricamente noviembre siempre ha sido un mes duro… de recuerdos fibrillosensibleros… En cualquier caso, espero más entradas tuyas que me sigan sorprendiendo…
    “Continuará” 🙂

  2. Por fin!!!!!!
    you are such a wonderful and talented writer! Keep writing… I am confident that one day you will be able to make a living with the beautiful words that you write. I love how you put your heart into everything. Ps. Good limit on the number of words! haha any longer and I would get impatient.
    ❤ you, Jaji

  3. 12 años y un día….parece una condena; y hasta cierto punto el haber perdido a un genio de tal magnitud lo es. Recuerdo perfectamente a tu madre esperando en aquella puerta corredera que custodiaba Damiana aquel Noviembre de 1999 como si hubiera sido ayer…Muy gordo PolWiduack, Muy gordo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.