La manzana que se cayó del guindo

La rutinas y rituales se cumplen una tras otra con tradición británica los días de Derby Madrileño, como los diferentes pasos a ejecutar cuando vas a consumir una droga. Los ´Madrí-Aleti` constan de varias fases hasta el momento de explosión final con el pitido inicial por parte del inepto de turno, se llame como se llame y cuente con el beneplácito o no de ´Mou`. Los tambores de guerra retumban desde primera hora de la mañana a orillas del Río Manzanares con las almas en tensa espera para la batalla. Desde hace muchos años la confrontación no tiene un carácter decisivo ante la dispar calidad de los contrincantes. Un Indio como yo, no se deja llevar por las buenas sensaciones ni tan siquiera este año, cunado contamos en nuestras filas con uno de los mejores jugadores que ha pasado por la tribu rojiblanca en muchas temporadas, Diego. En él empieza nuestro fútbol y sin él empiezan las derrotas. Más aun ayer. La comida en familia se basa en algún plato castizo para impregnar la casa de ese olor a cocido o callos, o tufo a mierda y miedo según de que conjunto seas aficionado. Las tertulias en bares, plazas, botellones versan sobre la suerte de los contricantes, la pericia de los entrenadores y que futbolistas acapararán los titulares. Unas cañas con los colegas como preámbulo del combate embadurnadas de comentarios con castiza mala leche, que se harán realidad cuando el resultado se tiña de un regocijo  tan blanco como el semen.

El resultado de ayer, es de sobra conocido y no por menos merecido. 4-1 para el Madrí que jugó sino a medios gas, si cuanto menos tedioso y titubeante. Los colchoneros empezaron el envite con inusuales bríos y una colosal defensa que con el paso del tiempo se disolvió como un azucarillo. Fue un espejismo. La expulsión de Courtois (justa sin atisbo de duda, y no tiene lugar ni para la justificación ni para la discusión) por derribar a Benzema en ocasión manifiesta de gol, inclinó todavía un poco más la balanza del lado de los Vikingos. Salto al césped un Asenjo  más sobrado de kilos que Pepe Reina (cantante de burlesque) y en el peor de los escenarios posibles. Partidos y atmósferas que te encumbran o te condenan. Este chico necesita un poco de suerte para reencontrarse, pero la de ayer era una visita demasiado atrevida al curandero. Erró calamitosamente en dos de los goles madridistas. Uno de ellos con la connivencia y desdén de toda su zaga, muy en especial Filipe, jugador blandito de equipo peleón por salvar el descenso o de conjunto puntero de liga menor. En la otra acción, un lamentable despeje de Godín que impacta en Higuaín, termina en las redes defendidas por el guardameta.

Capítulo propio merece Godín, apodado ´el Faraón`, mente ilustre la que acuñó tal mote. Alos 26 años es un vejestorio futbolístico. Un defensa lento y torpón que aparenta diez primaveras de más. Ayer rodó cual ´cocreta` para tirar a Higuaín y cometer un penalti que le envió derechito al túnel de vestuarios. Si en realidad el Chelsea ofrece dinero por semejante tarugo, debe ser reenviado contra reembolso a las Islas. Quizás nunca nos lo perdonen, nos quiten al cancerbero belga mosqueados ante tal estafa y de propina o castigo nos ceden a Torres. Horror y pavor se entremezclan en mis imaginaciones y pensamientos. Más temores me delatan elucubrando con el rebote que debió agarrarse Diego con ´el psicólogo` Manzano cuando vió su dorsal en la tabilla de cambios, retiraban un jugador de campo, para así  introducir  a un nuevo portero. Salvio disputó 70 minutos en el Coliseo Blanco, sin ser rápido, sin ser trabajador, sin técnica, sin ná de ná. Con Jesús Gil vivo, se haría acreedor de un buen ramillete de ingeniosos y faltones insultos como los que lanzó en otros tiempos a  los Otero, Tren Valencia, y un largo etcétera de futbolistas Atléticos que no atléticos. Pero ´el Toto` parace una imposición de alguna escuela de integración, ese tío es un ejemplo de discapacitado futbolístico. Supongo que Diego tildaría de algo más que  de´hijo de puta` al técnico jienense, que tomó la decisión más fácil, la que no ejecutarían ni los niños ni las abuelas, ni mucho menos cualquiera que al menos haya disfrutado de una partida  en un videojuego de fútbol. A partir de ahí, minuto 20, se acabó el partido, sin el mediapunta brasileño hostigando a Alonso, este pudo hacer del centro del campo su fortín y  por tanto, el joven Adrián aceptó su condición de islote, pues con quien se iba a asociar cuando recibiera el balón, si es que le caía alguno, de los muchos melones que llovían del cielo. Sí, el Atleti hace milagros, no solo los dobletes y las Uefas, también llueven melones.

Los merengues no se van libres de pecado, aunque reconozco sus méritos: nos ganaron con tan sólo nueve jugadores. Khedira y Ozil estaban en la alineación, pero ni se les vió. Durante no pocos años los blancos disfrutaron de un jugador menos en la afilada efigie de Raúl. Ahora  Sami rellena el hueco como si de un plantel de domingueros fiesteros se tratara, telefoneando al colega de un colega con el que conseguir el cupo de paraticipantes necesarios. Es un tronco el centrocampista de origen tunecino. Un ´Majamutu`sin carisma y posiblemente sin gigantesca verga. También hay teatreros,  un Di María que se asemeja a ese reducto de yonki de la rosilla  y que mejora sus cualidades artísticas semanalmente. Al igual que Cristiano, peinado cual estrella de los años 20, que presenta candidatura no sé si al Balón de Oro, si quizás al Óscar. Luego se acuerdan de la madre de Busquets y  de la de Alves y la de tal y cual.

Cerezas dan los guindos, la fruta está madurando, quizás la manzana haya que desecharla no acabe por enfermar al cliente del frutero, y quieran cortar al cerezo. Mejor dicho,  la cabeza del cerezo. Enrique avisado quedas, ya se escucha el cántico en los pasillos del Calderón, evítalo, porque sino puede derivar en un: ¡Cerezo dimisión!

5 comentarios en “La manzana que se cayó del guindo

  1. Gran resumen, he de decir, que la decision de cambiar a Diego, era la mas obvia si tenía que defender a Alonso durante todo el partido con una amarilla provocada por un Di Maria que aprecía poseido por el espiritu de Alves (madre mia! que teatro le echó todo el partido)
    Quizá porque Manzano ya habia avisado con sus declaraciones que el Atleti iba a repartir palos. Y Cristano iba de piscina en piscina, pero de poco le sirvió.

    1. Perea debió haber sido expulsado, la entrada a Cristiano fue de de juzgado de guardia, que sea el jugador extranjero con más partidos defendiendo (¿defendiendo?) la casaca rojiblanca es para replantearse el sentido de la vida, y verlo con el brazalete de capitán es para no poder soñar y sufrir cada noche pesadillas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.