El sueño americano

Sitúate en la más temible de las prisiones de Nueva York, Rikers Island. Ubícate en una de esas bodas en las que unos jóvenes con talento, o sin él, intentan ganarse la vida cantando algún tema infalible en la última hora de los fastos. O viaja a esa Iglesia Baptista de Harlem. Fíjate en uno de los miembros de su coro Gospel y considérate abrumado por su voz, inoculada en tus oídos para el resto de tus días.

En cualquiera de estos inhóspitos casos, podríamos haber encontrado a una señora corpulenta, de voz enérgica y con un físico poco agraciado para vídeos de la MTV o sesiones de fotos en revistas musicales que en realidad afanan serlo de tendencias postadolescentes.

Ella es Sharon Jones, que en la actualidad goza de 55 años de sabiduría, de multitud de vivencias en la música y sobre todo en la vida.

Nacida en Augusta (Georgia), tierra de James Brown, comenzó a cantar profesionalmente a los 40 años, habiendo registrado trabajos como los anteriormente comentados. Llegó tarde al negocio durante los setenta. Las caras bonitas requeridas por el ‘business’ y unas carísimas producciones para la época hicieron que el soul pasase a la clandestinidad. Ella, sin embargo, se cobijó en el circuito Gospel y esperó su momento .

La vida de Sharon Jones cambia cuando contacta con los Dap-Kings, uno de los diamantes mejor guardados de la escena funk de Nueva York. Gabriel Roth (Bosco Mann) es su cerebro, bajista, compositor, productor y director del grupo, además de creador junto a Neal Sugarman del sello Daptone, lanzadera de los discos de Sharon Jones. The Dap-Kings fueron además los instrumentistas de esa obra maestra, Back to Black, que encumbró o acabó con Amy Winhouse.

Hace pocas semanas Sharon Jones and the Dap-Kings publicaron su sexto disco, Soul Time! y lo presentarán en Madrid en Marzo, dentro del ciclo Heineken Music Selector en el Circo Price. El éxito está asegurado. Y el disfrute, no lo duden, también.

Si la ‘etiqueta’ de la antidiva parecía haber sido hecha para ella, no menos adecuada es la de la Reina.

.

.

5 comentarios en “El sueño americano

  1. La colaboraciones de Lyman.Lo petan. Si o no? Sí, sí, sí. Nuestra relación ha llegado al punto de que este es nuestro único vínculo. Viva la globalización. Viva Internet y que viva Punset!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.