Oxímoron

Algunos se siguen masturbando en sus sofás para celebrar que los dioses del Olimpo han vuelto, mientras otros nos lamemos las heridas como solemos hacer de camino a casa por el Paseo de los Melancólicos. Y es que el partido contra el Barça fue malo. Muy malo. Y no sólo por la actitud del Atleti, sino porque el Barça, desde que se fue Pep, no juega a nada. Bueno sí, como la selección española del ínclito Señor del Nabo, para regodeo de intelectuales del balónpie: a pasarse el balón de unos a otros en horizontal sin verticalidad mientras el equipo contrario mira.

Y cuando mira y sólo mira, ¿por qué lo hace? Analizando el último partido en casa de los colchoneros, se puede llegar a un acuerdo: si al Barça le presionas arriba le haces un gol como el gol lastimero que consiguió Fernando Torres que por poco, con ventaja, casi lo falla. El Atleti miró al Barça como uno se persigna al entrar a la iglesia o como se da por hecho que tienes que hacer horas extra para que valoren tu trabajo en el curro. Es decir, un oxímoron.

La primera parte fue para la basura, como se suele decir. Pero en la segunda, el Atleti salió más arriba y puso en dificultades al Barça durante diez minutos. Hasta que consiguió el gol Fernando Torres en una magnífica jugada a un toque del equipo para encontrar el espacio. El empate vino en el siguiente embate, por una falta de Griezmann que estuvo fuera de sitio durante todo el encuentro. Un golazo de Neymar de falta directa y de nuevo el canguelo en las piernas de los rojiblancos.

Poco se pudo hacer después, porque la entrada de Messi, con más peso psicológico que otra cosa, cambió el rumbo de esos buenos primeros minutos de la segunda parte. Así que gol de Messi, 1-2 al final y a lamerse las heridas en casa.

El planteamiento del Cholo, ya se vio contra la U.D. Las Palmas, es una incógnita. Porque si miramos hacia atrás, cuando mejor ha jugado el Atleti ha sido cuando sobre césped ha predominado la idea de presionar arriba, recuperar y en pocos toques hacer ocasión de gol. Porque el Atleti tiene fútbol y calidad. Quizá no para codearse con los dioses del Olimpo, pero sí para hacerles pupa.

Uno salió del Calderón el sábado con ideas contradictorias. Porque el equipo sabe jugar al fútbol, y lo demostró durante diez minutos, ¿pero quién le frena? ¿Es imposible jugar a ese ritmo noventa minutos? Pero el Atleti tiene jugadores que la saben tocar con inteligencia: Tiago, Koke, Óliver, Carrasco que dio buenas sensaciones, o Griezmann arriba.

Es posible que sólo sea una cuestión de engrasar la máquina, pero hasta entonces ¿por qué no dar confianza a Carrasco, Vietto o Correa? Con un Óliver Torres que no sabe jugar al tema del Cholo, un Gabi y un Tiago castigados, y un Koke que no está. ¡Ay!, ese mediocentro que no se fichó en verano.

No, de momento este Atleti no arrambla con todo y no muestra las sensaciones que tuvimos en la grada con aquel Falcao o con aquel Diego Costa de la Liga. Paciencia amigos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.