Tres puntos y nada más

Cuarta jornada del Campeonato Nacional de Liga y al Atleti le tocaba jugarse los tres puntos en Ipurúa. El Eibar, que se presentaba en casa como imbatido en la competición y en lo alto de la clasificación, ya dio guerra durante la primera vuelta de la temporada pasada, aunque finalmente se desinfló hasta el descenso.

El Atleti afrontó el partido sin novedades. De inicio el elenco protagonista con Vietto y Jackson Martínez en las puntas. Pero en ese inicio resultó que el Eibar, conducido desde el banquillo por Mendilíbar, jugó a lo que el Cholo quiere que juegue el Atleti mejor que el original: presión arriba y salida con velocidad. Pero eso solo duró diez minutos y entonces el balón se embarró en el centro del campo sin continuación en las jugadas. Hubo más opciones entonces para el Atleti, con más ocasiones de gol, aunque efímeras porque ninguna decidió y tan siquiera levantaban al espectador colchonero de su asiento.

En la segunda parte desaparecieron de la alineación Vietto y Jackson Martínez. El primero irregular y algo individualista, y el segundo desparecido durante los cuarenta y cinco minutos que disputó. Y entraron Fernando Torres y Óliver, dando así más movilidad a Griezmann. Y eso se notó. No mucho porque el Eibar, que en esta segunda parte estuvo muy ordenado, aún conseguía emborronar el juego. Pero el cansancio hizo mella en los eibarreses y el Atleti lo aprovechó. Cholo cambió a Koke por Correa y el argentino, con las piernas frescas, dio velocidad y sentido al contraataque rojiblanco. De sus botas y su amague salió el primer gol, un golazo de categoría. Y asistió con inteligencia unos minutos más tarde para que Fernando Torres finalizase de una forma muy suya, picando el balón a la carrera, la jugada del segundo gol.

Y poco más. Lo mismo que la semana anterior frente al Barça. Un Atleti que de medio campo para arriba sabe combinar, darla al primer toque, crear espacios. Pero que no quiere. Un Jackson Martínez que no termina de entrar. Y un ramillete de tipos con desparpajo que no cuentan con el apoyo de un centro del campo consistente y ordenado. De hecho, el Atleti se parte y parece que sólo juega en dos fases: defensa y ataque; pasando por alto la creación en el medio centro. Un centro del campo que no se reforzó en verano y que no tiene visos de hacerlo pese a que el Cholo insista en Óliver, que juega, y mucho, pero a una cosa muy diferente a la que el técnico argentino propone.

Quizá todo sea cuestión de paciencia. De seguir dando minutos a Vietto, Óliver, Correa, Carrasco. O de que llegue Kranevitter y el Cholo pueda dar descanso a Gabi y a Tiago, cuyas segundas juventudes parecen que han pasado a una tercera edad mal llevada.

Junto a Griezmann, los mejores frente al Eibar salieron del banquillo de nuevo en la segunda parte. Y pese a todo, ahí siguen los rojiblancos dando el coñazo a los poderosos.

Lo mejor del encuentro frente al Eibar fue una victoria importante fuera de casa y tres puntos esenciales para encarar los embates de las próximas semanas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.