Finales de Agosto

Finales de Agosto. Son las cuatro y media de la tarde y en la oficina tampoco queda mucho por hacer. Siempre hay algún fichero que actualizar, alguna llamada que atender, pero en general los días son un solar de nadas mientras el verano agoniza. A pesar de ello, unos pocos continuaremos calentando la silla hasta las siete y media de la tarde.

Olvidaba concretar, es el año 2015 de nuestra era. No, no les hablo de mediados del siglo XIX.

Y así se suceden las semanas, una detrás de otra, ahogados por unos horarios laborales que más que ayudarnos a disfrutar del Estado del Bienestar, nos sumen en la más absoluta de las esclavitudes.

Echen cuentas y pongan en un papel, como cuando a final de mes apuntan los gastos, las horas que dedican a su empleo.

Esa es la cruda verdad de la mayoría de los empleos. Unas zonas comunes que el trabajador por sí mismo es incapaz de modificar por miedo a perder su sitio. Mientras, los comités de empresa se postulan como el brazo ejecutor de unas directivas crueles y apartadas de la realidad de los empleados a los que dirigen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.